El cigarrillo, ¿tiene relación con trastornos urológicos?

Print Friendly, PDF & Email

Dr. Carlos Ramírez, Dr. Jesse Jiménez, Dr. Luis Urdaneta, Dr. Camilo Reyes, Dr. Euro Briceño, Dra. Fabiola Mejía, Dr. Ricardo Ferrer, Dra. Jeysi Varela, Dra. Carol Vera, Dr. Alfonso Martínez

Servicio de Urología.

Hospital Universitario de Maracaibo.

 

La mayoría de la población desconoce la fuerte relación causal que existe entre el tabaco y diversas enfermedades urológicas.

Es un deber de cada urólogo asumir un papel más activo en la educación de los pacientes para promover la abstinencia tabáquica.

¿Cómo se relaciona el tabaquismo con el cáncer?

Fumar puede causar cáncer y luego impedir que su cuerpo lo combata:

Las sustancias tóxicas en el humo del cigarrillo pueden debilitar el sistema inmunitario del cuerpo, haciendo más difícil matar las células cancerosas. Cuando esto pasa, las células se siguen multiplicando sin que nada las detenga.

Las sustancias tóxicas en el humo del tabaco pueden dañar o cambiar el ADN de una célula. El ADN es el “manual de instrucciones” de las células que controla su crecimiento y funcionamiento normal. Cuando se daña el ADN, una célula puede comenzar a crecer sin control y formar un tumor canceroso.

Entre las enfermedades urológicas -no cancerosas- relacionadas con el consumo de cigarrillos se encuentran la disfunción eréctil, la infertilidad y las enfermedades de transmisión sexual. Pero también existe vinculación con algunos tipos de cánceres.

Generalmente se habla de la asociación entre fumar y cáncer de pulmón además de  fumar y afecciones cardiacas. Pero, ¿sabía usted que el tabaco tiene relación con trastornos urológicos?

Existe vínculo directo con algunos tipos de cánceres, tales como:

Cáncer de Vejiga: El cigarrillo es la causa más común de este tipo de enfermedad oncológica debido a la presencia de aminas aromáticas presentes en el tabaco que influyen en la formación de tumores. Recientes estudios documentados revelan que el tabaquismo es responsable de casi 50 por ciento de los casos de cáncer de vejiga en las mujeres.

Los fumadores tienen de dos a cinco veces mayor porcentaje de riesgo de desarrollar cáncer vesical que los no fumadores.

El tabaquismo incrementa enormemente el riesgo de desarrollo de cáncer vesical.

Cáncer de próstata: De acuerdo a evidencia epidemiológica, los pacientes afectados por cáncer de próstata disminuyen el riesgo de muerte si abandonan el tabaco luego de recibir tratamiento.

Los  pacientes de cáncer prostático que dejan de fumar durante diez años o más, disminuyen el riesgo de muerte casi igual que los no fumadores.

Cáncer de riñón: El tabaquismo duplica el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer: se cree que provoca aproximadamente el 30 por ciento de los cánceres de riñón en los hombres y aproximadamente el 25 por ciento en las mujeres.

En el caso de cáncer renal, hay un mayor riesgo de desarrollarlo con más intensidad y duración, mientras que al abandonar el hábito menor es el riesgo de padecer este tipo de cáncer.

Estrategias para dejar de fumar

Un paciente que ha sido diagnosticado de cualquier tipo de cáncer, específicamente en los casos de malignidad urológica, debe hacer el esfuerzo de abandonar el tabaco; de lo contrario, aumenta el riesgo de muerte y de complicaciones del tratamiento.

Quienes consumen más de 20 cigarrillos al día por más de diez años, las posibilidades de padecer cáncer son aún mayores. Las personas que tienen más de 20 años sin fumar, logran que su riesgo descienda.

Sí, lo logran

Aunque algunos pacientes que reciben tratamiento por algún tipo de cáncer urológico sienten que no tienen voluntad para abandonar el hábito y algunos hasta expresan que “el mal está hecho”, deben recurrir a las distintas terapias disponibles para lograrlo y de esa forma disminuir los riesgos de complicaciones y de muerte.

Dejar de fumar no es fácil porque se trata de una adicción a la nicotina, pero muchos lo logran.

Lo recomendable es buscar ayuda con un especialista para que indique las distintas terapias de reemplazo de nicotina. Probablemente  tendrá que intentarlo varias veces antes de lograrlo por completo, pero no hay que desmayar en el intento. Dejar de fumar tiene comprobados beneficios para la salud.