Hiperplasia Prostática Benigna

¿Qué es la Próstata?

La próstata es un órgano glandular del aparato genitourinario masculino en forma de nuez, su peso en la edad adulta es de 20gr; se ubica en la cavidad pélvica del hombre, detrás del pubis, delante del recto y debajo de la vejiga. Envuelve y rodea el primer segmento de la uretra justo por debajo del cuello vesical. Contiene células que producen parte del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides contenidos en el semen.

prostata

¿Qué es la Hiperplasia Prostática Benigna?

La hiperplasia prostática benigna es una entidad histopatológica caracterizada por el aumento de las células epiteliales y estromales en el área periuretral de la próstata.

hiperplasia

La próstata, al crecer, puede ir comprimiendo progresivamente la uretra y provocar dificultad para orinar. Esto sucede porque esta compresión impide el flujo de la orina desde la vejiga hacia la uretra hasta el exterior. Las posibles consecuencias son retenciones de orina en la vejiga o reflujo (retorno) de la orina hacia los riñones y una necesidad de orinar frecuentemente. Si la inflamación fuera muy grave, puede obstruirse por completo el sistema urinario.

prostata2

 

¿En quién más frecuente que ocurra la HPB y a qué edad se manifiesta?

La HPB es la patología más frecuente de la población masculina. Su prevalencia aumenta con cada década de la vida, presentándose en los hombres de 51 y 60 años en un 50%, en los hombres entre 71 y 80 años en un 79% y en hombres mayores de 80 años en un 85%.

¿Cuáles son los síntomas de la HPB?

Los Síntomas del Tracto Urinario Bajo (STUI) se dividen en:

  • Almacenamiento: Aumento de la frecuencia, nocturia, urgencia e incontinencia
  • Vaciado; Flujo débil, dificultad para la micción, goteo postmiccional
  • Asociados: Disuria, hematuria

¿Cómo se hace el diagnóstico de la HPB?

Es fundamental acudir a consulta con un urólogo, quien realizará un cuestionario denominado IPSS (Escala Internacional de Síntomas Prostáticos) (Anexo 1), la cual permite determinar la manera en que orina.

De igual manera el médico, le realizará el tacto rectal, que no es más que la palpación de la próstata a través del recto, lo que puede revelar una próstata marcadamente agrandada y/o irregularidad de su superficie.

Con frecuencia, se realizan análisis de sangre para descartar la malignidad de la hiperplasia de la próstata: niveles altos de antígeno prostático específico (PSA) dan pie a posteriores estudios, tales como ultrasonografía transrectal y biopsia de próstata. Esas medidas combinadas pueden dar lugar a una detección temprana de cáncer.

psa

¿Cuáles son las complicaciones de la HPB?

Por lo general se presentan infecciones del tracto urinario inferior, así como también formación de cálculos en la vejiga, esto producto de la orina residual debida a la obstrucción, lo que condiciona el crecimiento bacteriano y la sedimentación de minerales. Es común ver en casos avanzados retención aguda de orina, que no es más que la imposibilidad para orinar, la cual requiere la colocación de una sonda uretrovesical para poder evacuar la orina y de esta manera evitar la insuficiencia renal, consecuencia de la obstrucción permanente. La hematuria (sangre en la orina) suele ser otra complicación de la HPB; sin embargo, debe determinarse si el origen del sangrado es prostático.

¿Cuál es el tratamiento de la HPB?

Inicialmente el tratamiento de la HPB está dirigido a modificar el estilo de vida; los pacientes deberán disminuir la ingesta de líquidos antes de acostarse, y además moderar el consumo de alcohol y de cafeína.


 

Referencias bibliográficas

  • McConnell JD, Barry MJ, et al. Benign Prostatic Hyperplasia: Diagnosis and treatment. Clinical Practice Guideline. N° 8, AHCPR Publication N°. 94-0582. Rockville, Md: Agency of Healthcare Policy and Research. Public Health Service, US Department of Health and Human Services, 1994.
  • Chatelain C, Denis L, Foo K (eds). Benign Prostatic Hyperplasia (5th internacional Consultation on Benign Prostatic Hyperplasia (BPH). 5th ed. Plymout lh: Health Publications ltd, 2001.
  • Kevin T. McVary, Claus G. Roehrborn. Urological Association Guideline: Management of Benign Prostatic Hyperplasia (BPH). AUA 2010
  • De La Rosette J, Alivizatos G, Madersbacher S et al. Guidelines on Benign Prostatic Hyperplasia. European Association of Urology 2008.
  • McConnell, 1995. McConnell J: Prostatic growth: New insights into hormonal regulation.  Br J Urol  1995; 76(Suppl 1):5-10.
  • Connell J, Roehrborn C, Bautista OM, et al: The long-term effects of doxazosin, finasteride and the combination on the clinical progression of benign prostatic hyperplasia.  N Engl J Med  2003; 349:2385-2396.
  • Kevin T. McVary, Claus G. Roehrborn. Urological Association Guideline: Management of Benign Prostatic Hyperplasia (BPH). AUA 2010