¿Orinas con mucha frecuencia? Podrías sufrir de Vejiga Hiperactiva…

La VHA (vejiga hiperactiva) es el nombre que se le da al síndrome que conforma los siguientes síntomas urinarios:

  • Urgencia: la necesidad súbita e intensa de orinar, que no puede posponerse. Esto puede ocurrir aún si la vejiga no está muy llena. A veces, usted no logrará llegar al baño a tiempo y podrá perder orina, esto se conoce como incontinencia de urgencia.
  • Frecuencia: ir al baño muchas más veces durante el día (usualmente más de 8 veces).
  • Nocturia: despertarse en la noche más de una vez para ir al baño.

La VHA afecta a mujeres y hombres de cualquier edad y no necesariamente es el resultado de envejecer.

¿Qué causa la VHA?

Los síntomas de VHA son causados por la contracción del músculo vesical para vaciar la orina. Esto, a menudo, ocurre sin aviso y cuando usted no lo desea.

Las causas del síndrome de la vejiga hiperactiva son muy diversas. Algunas de las más frecuentes son la debilitación de los músculos pélvicos (como ocurre después de un embarazo y partos), enfermedades de carácter neurológico (como un enfermedad vascular cerebral, espina bífida, esclerosis múltiple o Parkinson), traumatismos nervioso (como resultado de cirugía de pelvis, columna o accidentes). El sobrepeso, algunas infecciones y la diabetes mellitus son también factores de riesgo.

Se debe descartar cálculos vesicales o lesiones tumorales y crecimiento prostático (en hombres). Si usted ha tenido una cirugía previa para incontinencia urinaria de esfuerzo, usted podría tener VHA con más probabilidad.

La cantidad y tipo de líquidos que usted consume también pueden contribuir a los síntomas; por ejemplo, las bebidas cafeinadas empeoran significativamente los síntomas de VHA. Para muchas mujeres sin embargo, la causa exacta de VHA nunca se consigue. A pesar de eso, existen muchos tratamientos que la pueden ayudar a controlar los síntomas.

¿Cómo se estudia al paciente?

Su médico, le hará preguntas acerca de su vejiga y de la forma como comúnmente realiza su vaciamiento (a través de un test, el más usado es VHA-8) también interrogara la cantidad de líquidos que consume y su salud en general.
Luego será examinada para descartar cualquier causa ginecológica y neurológica que contribuya con su problema. Se le pedirá que llene un Diario Miccional, esto implica registrar el tipo y cantidad de líquidos que consume y cuánta orina elimina cada vez que va al baño.

Algunas pruebas que se le harán se encuentran:

  • Examen de orina: para descartar una infección urinaria o la presencia de sangre en la orina.
  • Orina residual: mediante un ecosonograma para revisar si usted está vaciando la vejiga apropiadamente.
  • Urodinamia: nos informa si su músculo vesical se contrae inapropiadamente a medida que se va llenando la vejiga, así como si el esfínter vesical es incompetente y si la vejiga se vacía adecuadamente.

¿Qué tratamientos están disponibles?

Existen varios tratamientos comenzando por cambios en su estilo de vida que mejorarán significativamente los síntomas. Las bebidas que contienen cafeína, por ejemplo: café, té, refrescos (gaseosas) y otras bebidas como jugos artificiales, jugos naturales cítricos, bebidas alcohólicas, pueden empeorar significativamente los síntomas o desencadenarlos. Por lo tanto, sería de mucha ayuda reducir la cantidad de estas bebidas para ver si esto mejora. Trate de mantener un diario miccional para ver cuáles bebidas empeoran sus síntomas. Puede tratar de cambiar a: agua, té de hierbas, bebidas descafeinadas. Evite reducir la cantidad de agua que está consumiendo, mantenga 1,5 a 2 litros por día.

Reeducación vesical
Busca ayudarle a almacenar más orina al ir menos veces al baño. Implica aumentar gradualmente el tiempo entre las idas al baño y tratar de aguantar un poco más si usted experimenta la sensación urgente de vaciar su vejiga.

Ejercicios de Kegel
Estos ejercicios físicos simples pueden ayudar a fortalecer los músculos que pueden interrumpir el flujo de la orina. Básicamente, usted comprime lentamente los músculos que controlan la micción contando de 3 a 5 segundos y después relaja. Repita estos varias veces al día.

Medicamentos
Los más usados llamados antimuscarínicos, estos están diseñados para dejar almacenar la orina un poco más y reducir la frecuencia para ir al baño (tanto de día como de noche) y reducir la pérdida de orina. La mayoría de estos medicamentos producen efectos secundarios como boca seca, visión borrosa, constipación, somnolencia y náuseas en algunas personas, usted podría requerir probar diferentes fármacos antes de encontrar aquél que le vaya mejor.

La constipación puede ser un problema y puede ser controlada con dieta o medicamentos, de modo que usted aun pueda disfrutar de los beneficios del tratamiento para la VHA. A veces, usted mejorará después de varios meses de tratamiento, permitiéndole dejar los medicamentos. Sin embargo, muchas mujeres requieren mantener los medicamentos un tiempo prolongado para poder controlar los síntomas.

Otros tratamientos
Cambiar la ingesta de líquidos, reeducación vesical y los medicamentos, son efectivos para la mayoría de los casos con VHA. Sin embargo, un número reducido de pacientes tendrán síntomas que persisten a pesar de estos tratamientos. En este caso, se ofrecen las siguientes opciones:

  • Toxina Botulínica: consiste en inyectarse la toxina dentro de la vejiga mediante endoscopia, Produce la relajación del músculo vesical, mejorando la urgencia y permitiendo a la vejiga almacenar más orina.
  • Estimulación del Nervio Tibial: está diseñada para estimular los nervios que controlan la función vesical, a través de los nervios que pasan alrededor del tobillo.
  • Estimulación del Nervio Sacro: esto implica estimular directamente los nervios que controlan la función vesical.

Su médico podrá darle información completa acerca de los tratamientos más apropiados para usted. Como puede observar en este artículo existen un gran número de opciones de tratamiento que pueden ayudar a controlar sus síntomas y evitar que su vida sea dominada por su vejiga.


REFERENCIAS:

1. Castro D, Espuña M, Prieto M. prevalencia de vejiga hiperactiva en España: estudio poblacional, Arch, Esp. Urd. 2006; 58: 231 -239.
2. IUGA. Asociación Internacional de Uroginecología. USA (actualizado en febrero 2013, citado 05 de enero 2015) Disponible en: http:www.iuga.org/resource/resmgr/brochures/spa_oab.pdf
3. NAMS. The North American Menopause Society. USA (actualizado enero 2015, citado 05 enero 2015). Disponible en: http:www.menopause.org.