Cáncer Testicular: el diagnóstico puede estar en tus manos

¿Cuando fue la última vez que revisaste tus testículos? Para algunos puede que este gesto tenga muchas connotaciones, sin embargo, en la medida que el taboo se aleje de esta práctica, de igual manera te irás alejando de la posibilidad de tener un cáncer testicular, NO diagnosticado.

  • El retraso en el diagnóstico esta conceptualizado como el “tiempo que transcurre desde el inicio de los síntomas hasta los días del diagnóstico del tumor”, y se correlaciona con mal pronóstico. (1, 2)
  • Hasta un 95 % de estos cánceres pueden ser diagnosticados a través del Auto-examen testicular (3).
  • El cáncer de testículo representa entre el 1 % y el 1,5 % de las neoplasias masculinas y el 5 % de los tumores urológicos en general, con aparición de 3‑6 casos nuevos por 100.000 varones y año en la sociedad occidental.
  • Se ha constatado una clara tendencia a una mayor incidencia de cáncer de testículo en la mayor parte de los países industrializados de Norteamérica, Europa y Oceanía. (4, 5)
  • Tan sólo el 1 %‑2 % de los casos son bilaterales en el momento del diagnóstico. La incidencia máxima se da en el tercer y cuarto decenio de la vida. Se ha observado agrupamiento familiar, sobre todo entre hermanos.(4)
  • En los pacientes con cáncer de testículo se han descrito alteraciones genéticas y se ha descrito un marcador genético específico (un isocromosoma del brazo corto del cromosoma 12, i(12p), alteraciones en el locus p53. (4)
  • Los factores de riesgo epidemiológicos de aparición de tumores testiculares son: Antecedentes de criptorquidia, síndrome de Klinefelter, antecedentes familiares de tumores testiculares en familiares de primer grado (padre/hermanos), presencia de un tumor contralateral e infertilidad. La talla se ha asociado a un riesgo de cáncer de células germinativas, aunque se requiere confirmación adicional. (6)
  • Los tumores testiculares presentan tasas excelentes de curación: Los principales factores que contribuyen a ello son: estadificación cuidadosa en el momento del diagnóstico, tratamiento precoz adecuado.
  • Normalmente aparece como una masa unilateral indolora en el escroto o como el hallazgo casual de una masa intraescrotal. En el 20 % de los casos aproximadamente, el primer síntoma consiste en dolor escrotal y hasta el 27 % de los pacientes con cáncer de testículo manifiesta dolor local. (4)

Señales y síntomas de problemas en los testículos

Los testículos, como cualquier otra parte del cuerpo, pueden verse afectados por ciertas afecciones y enfermedades que pueden generar síntomas (cambios que usted nota). Los síntomas y señales más comunes en los testículos y el escroto son:

  • Protuberancias (masas).
  • Inflamación.
  • Dolor.

Algunas afecciones que afectan a los testículos también pueden causar una sensación de pesadez o dolor en la región baja del abdomen, o incluso pueden causar náusea y vómito.

El cáncer es una posible causa de los síntomas testiculares, pero estos síntomas son causados con más frecuencia por infecciones, lesiones, u otra cosa. Si nota cualquier cambio en sus testículos, es importante consultar con un médico lo antes posible. Incluso afecciones distintas al cáncer pueden aún ser graves y podrían necesitar tratamiento.

Posibles síntomas del cáncer de testículo

Usted no puede estar seguro si tiene o no cáncer testicular basándose solamente en los síntomas. Por lo tanto, es importante que informe a su médico sobre cualquier síntoma que le cause preocupación. No espere.

Síntomas en los testículos

El síntoma más común de cáncer testicular es una protuberancia que no causa dolor en un testículo. Algunas veces, el testículo puede estar agrandado sin una protuberancia. (Es normal que un testículo esté ligeramente más grande que el otro, y que uno cuelgue más abajo que el otro). Algunos tumores de testículo podrían causar dolor, pero la mayor parte del tiempo no se siente dolor. Los hombres con cáncer testicular también pueden presentar una sensación de pesadez o dolor en la parte baja del abdomen o en el escroto.

Cada testículo normal tiene un epidídimo, un pequeño tubo enrollado que se puede sentir como una pequeña protuberancia en la parte exterior media o superior del testículo. Los testículos normales también contienen vasos sanguíneos, tejidos de soporte y conductos por donde pasa el semen. Éstos se pueden sentir como protuberancias y algunas veces los hombres confunden estas estructuras normales con cáncer. Si tiene dudas, consulte con su médico.

Síntomas en otras partes del cuerpo

Irritación o crecimiento de los senos: en pocos casos, los cánceres testiculares pueden causar que los senos de los hombres crezcan o presenten irritación. Esto se debe a que ciertos tipos de cáncer testicular pueden producir altos niveles de hormonas que hacen crecer los senos. Algunos hombres también podrían notar una pérdida en el deseo sexual. Signos tempranos de pubertad en los niños: algunos cánceres testiculares producen andrógenos (hormonas sexuales masculinas). Puede que esto no cause ningún síntoma específico en los hombres, pero en los niños puede causar signos de pubertad, como voz más profunda y crecimiento del vello facial y del cuerpo, a una edad anormalmente temprana.

Síntomas del cáncer testicular que se ha propagado (cáncer avanzado)

Si el cáncer testicular no es detectado a tiempo, podría propagarse a otras partes del cuerpo. Incluso en el caso de que el cáncer testicular se haya propagado, muchos hombres aún no presentan síntomas. Sin embargo, algunos hombres podrían presentar algunos de los siguientes síntomas:

  • Si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos (grupos en forma de fríjol de células del sistema inmunológico) en la parte trasera del abdomen, estos pueden crecer y comprimir las estructuras adyacentes, lo que podría causar dolor en la parte inferior de la espalda.
  • Si el cáncer se ha propagado a los pulmones, se puede presentar dificultad para respirar, dolor en el pecho o tos (incluso toser sangre).
  • Algunos cánceres podrían causar dolor abdominal debido al agrandamiento de los ganglios linfáticos o porque se han propagado al hígado.
  • En raras ocasiones, el cáncer testicular se propaga al cerebro y puede causar dolores de cabeza o confusión.

Aunque no hay estudios que demuestren las ventajas de los programas de cribado, se ha comprobado que el estadio y el pronóstico están relacionados directamente con un diagnóstico precoz. En presencia de factores de riesgo clínicos, resulta aconsejable la autoexploración física por la persona afectada.

Autoexamen testicular

La mayoría de los cánceres testiculares se puede detectar en las primeras etapas. En algunos hombres, el cáncer testicular que se encuentra en las primeras etapas puede causar síntomas que propician que los hombres busquen atención médica. La mayoría de las veces se presenta un abultamiento en el testículo como primer signo, o el testículo podría estar hinchado o más grande de lo normal. Sin embargo, es posible que algunos cánceres testiculares no causen síntomas sino hasta que han crecido mucho y/o se han propagado a otras partes del cuerpo. La mayoría de los médicos coincide en que el examen de los testículos debe ser parte de un examen físico general.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que su médico incluya este examen como parte de las revisiones médicas de rutina para la detección de cáncer. La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda a los hombres que se eduquen sobre el cáncer de testículo y que consulten con un médico inmediatamente si detectan alguna masa o protuberancia en un testículo. Los autoexámenes testiculares que se realizan regularmente no se han estudiado lo suficiente como para demostrar si reducen el riesgo de morir a causa de este cáncer. Por esta razón, la Sociedad Americana Contra El Cáncer no emite una recomendación sobre la realización de autoexámenes regulares de testículos en todos los hombres. Aun así, algunos médicos recomiendan que todos los hombres se examinen sus testículos cada mes después de la pubertad.

Resulta normal que un testículo esté ligeramente más grande que el otro, y que uno cuelgue más abajo que el otro. Además, debe saber que por naturaleza, cada testículo tiene un epidídimo, un pequeño tubo enrollado que se puede sentir como una pequeña protuberancia en la parte exterior media o superior del testículo. Los testículos normales también contienen vasos sanguíneos, tejidos de soporte y conductos por donde pasa el semen. Al principio, algunos hombres podrían confundir esto con abultamientos anormales. Si tiene inquietudes, consulte con su médico.
Un testículo se puede agrandar por muchas otras razones que no sea cáncer. Otros problemas no cancerosos, tal como los hidroceles y varicoceles, etc, a veces pueden causar hinchazón o masas alrededor del testículo. Es fácil confundirlos con un tumor. Si tiene dudas, consulte con su médico. Si decide examinarse los testículos, usted aprenderá con el tiempo a identificar lo que es normal y podrá notar cuando algo sea distinto. (7)

¿Qué ocurre si encuentro algo diferente?

Consulte inmediatamente con su doctor.

El médico realizará un examen físico, palpará los testículos para detectar inflamación o sensibilidad y el tamaño y ubicación de cualquier protuberancia. Examinar su abdomen, el área de la ingle y otras partes de su cuerpo en busca de cualquier posible signo de que el cáncer se propagó. Puede ordenar una ecografía para observar el interior del escroto. Esta es una manera fácil que no causa dolor y de saber si hay un tumor u otro problema en los testículos. También se pueden hacer otras pruebas.(7)

¿Cómo hacer el autoexamen testicular?

El mejor momento para hacerse el autoexamen es durante o después de un baño o ducha, cuando la piel del escroto está relajada. Para hacer el autoexamen testicular:

  • Procure mantener el pene apartado durante el procedimiento y examine un testículo a la vez.
  • Sostenga el testículo entre sus pulgares y los dedos con ambas manos y ruédelo lentamente entre los dedos.
  • Busque y sienta cualquier abultamiento duro o masa redonda uniforme o cualquier cambio en el tamaño, forma o consistencia de los testículos.(7)

Protocolo diagnóstico

1. La ecografía testicular es imprescindible.(8)

2. El estado de los ganglios retroperitoneales, mediastínicos y supraclaviculares y las vísceras debe evaluarse en el cáncer de testículo. Una tomografía es probable le sea indicada.

3. Ha de realizarse una determinación sérica de marcadores tumorales (AFP, hCG y LDH en caso de enfermedad metastásica) antes y después de la orquiectomía con fines de estadificación y pronóstico (grado de recomendación: B).

4. La orquiectomía y el examen anatomopatológico del testículo son necesarios para confirmar el diagnóstico y definir la extensión local.

5. Dependiendo del resultado anatomopatológico y la extensión puede ir a un protocolo de seguimiento, quimioterapia y/o radioterapia.

Finalmente como vemos el cáncer testicular es una entidad oncológica que afecta la población masculina joven, con el conocimiento adecuado se pude llegar a altas tasas de curación a través de un diagnóstico temprano por lo que debemos insistir en informar a la población. Muchas son las campañas que se han hecho alrededor del mundo para informar y concientizar sobre este tema utilizando grandes personalidades en muchas de ellas para incentivar el apoyo, siendo realmente exitosas, dentro de las más conocidas estarían Movember, #feelingnuts y Everymen(2).

Nosotros insistimos en el apoyo a las mismas ya que está probada la eficacia de éstas en evitar diagnósticos tardíos.


DUIN, RUBEN; PALOMO, SARAI; ANGEL TATIANA; PEREZ ELIU; CEPEDA, ANA; DUARTE, DANIEL; ESCORCIA, MANUEL MELEAN, ELIEZER; ESTRADA, ALEJANDRO PARDO, ARREAZA, YARA; JOSÉ MANUEL; PÁEZ, ALBERTO; GARCÍA, DAVID; PARRA, GONZALO; AGUILAR, RAMÓN;. GONZÁLEZ, EDDY.
Servicio y Cátedra de Urología del Hospital Vargas de Caracas, de la Escuela Vargas de la Universidad Central de Venezuela. Caracas – Venezuela. Enero 2015.

REFERENCIAS:

1. Klaus-Peter Dieckmann. Diagnostic Delay in Testicular Cancer: An Analytic Chimaera or a Worthy Goal? European Urology 52 (2007) 1566–1568. Disponible en: http://www.europeanurology.com

2. Eric Huyghe. Impact of Diagnostic Delay in Testis Cancer: Results of a Large Population-Based Study. European Urology 52 (2007) 1710–1716. Disponible en: http://www.europeanurology.com

3. Stephen S. Connolly. Terminology and Details of the Diagnostic Process for Testis Cancer. THE JOURNAL OF UROLOGY® Vol. 185, 876-880, March 2011. Disponible en: http://www.jurology.com

4. P. Albers, et al. Guía clínica sobre el cáncer de testículo. European Association of Urology 2014. Actualización de Marzo 2011. Disponible en: http://www.uroweb.org/gls/pdf/11%20Testicular%20Cancer_LR.pdf

5. Eric Huyghe , Pierre Plante, Patrick F. Thonneau. Testicular Cancer Variations in Time and Space in Europe. European Urology 51 (2007) 621–628. Disponible en: http://www.europeanurology.com

6. Michael L. Eisenberg , Shufeng Li , James D. Brooks , Mark R. Cullen , Laurence C. Baker. Increased risk of cancer in infertile men: Analysis of US claims data. THE JOURNAL OF UROLOGY®. 10 November 2014. Disponible en: http://www.europeanurology.com

7. American Cancer Society. Detailed Guide: Testicular Cancer. October 21, 2013. Disponible en: www.cancer.org/Cancer/TesticularCancer/DetailedGuide/index.

8. Paul J. Toren. Small Incidentally Discovered Testicular Masses in Infertile Men. Is Active Surveillance the New Standard of Care?. JOURNAL OF UROLOGY®. Vol. 183, 1373-1377, April 2010. Disponible en: http://www.europeanurology.com