¿Para qué un paciente debe visitar a un Urólogo?

Por: Dr. Fernando J. Giordano M.

Cuando hablamos con personas de edad avanzada y enfermos terminales nos damos cuenta que ellos no se quejan de las cosas que han hecho, sino mas bien nos hablan de las cosas que lamentan no haber realizado.

Para la ciencia médica la prevención es fundamental; sin embargo, a pesar de que se invierten grandes sumas de dinero para tal fin no ha sido posible crear conciencia comunitaria sobre este aspecto, de tal manera que se pueda lograr concientizar a la gente sobre una verdadera y adecuada higiene personal.

Los médicos no sólo estamos entrenados para reconocer y tratar enfermedades ya instaladas con una sintomatología extensa, sino que también forma parte de nuestro trabajo el hacer profilaxis (evitar que una enfermedad aparezca) y diagnosticar precozmente enfermedades en estadios iniciales, lo cual redunda, lógicamente, en la calidad de vida futura de nuestros eventuales pacientes.

¿PARA QUÉ UN PACIENTE DEBERÍA VISITAR A UN URÓLOGO?

1º) Para detectar prematuramente el cáncer prostático.

Recordemos que el cáncer de próstata es la primera causa de muerte por cáncer en hombres en el mundo; siendo de vital importancia dejar sentado de que esta mortal enfermedad puede ser curable cuando se diagnostica a tiempo. En las etapas iniciales el cáncer prostático no presenta manifestaciones clínicas y por tanto solamente las revisiones periódicas efectuadas por el urólogo a través del tacto rectal; la realización de los marcadores tumorales, como el antígeno prostático específico; y la realización de la ecosonografía prostática transrectal permiten al urólogo el diagnóstico precoz del cáncer de próstata en un momento en el que todavía puede estar confinado y ser curable.

2º) Para detectar problemas prostáticos variados.

Favorablemente de las tres patologías que afectan a la glándula prostática el cáncer es la menos frecuente. El crecimiento prostático benigno (hiperplasia prostática) y la inflamación de la glándula prostatitis pueden ser los responsables de la sintomatología urinaria que llegase a presentar el paciente, dada por: Infecciones urinarias, ardor urinario (antes, durante o después de orinar), disminución de la fuerza y calibre del chorro miccional, micción entrecortada, dificultad para la micción, trastornos de la esfera sexual (durante el coito, la eyaculación o la erección), disminución del deseo sexual, etc.

El examen periódico evitará las serias complicaciones de una enfermedad prostática avanzada de origen benigno.

3º) Para impedir que se instalen, permanentemente, enfermedades de índole sexual por ignorancia.

Cuando se presenta cualquier tipo de afección sexual y no se diagnostica a tiempo, indefectiblemente se presentará una pérdida de la auto confianza y esto hará que el paciente caiga en ansiedad que, seguramente, agravará la deficiencia sexual, menoscabará la calidad de vida, la capacidad de interrelacionarse con otras personas y lamrelación de pareja, incluso en ocasiones de manera definitiva y todo esto, sin lugar a dudas, por no haberse sometido en su debido momento a revisiones urológicas periódicas.

4º) Para el diagnóstico expedito de cualquier síntoma urinario que amerite ser estudiado.

Existe una amplia gama de signos y síntomas urinarios que deben ser estudiados urológicamente, como por ejemplo:

  • La incontinencia urinaria, a cualquier edad.
  • La aparición de tumoraciones en el área urológica (renal, vesical, prostática, peneana y testicular).
  • La presencia de sangre en la orina (hematuria), la cual puede ser macroscópica (visible al orinar) o microscópica (detectable en un examen de orina). En estos casos el análisis por un profesional de la urología es esencial ya que se puede estar ante la presencia de una enfermedad litiásica (cálculos de las vías urinarias), enfermedades tumorales, enfermedades infecciosas del árbol urinario (crónicas o agudas), enfermedades renales, enfermedades congénitas, etc.
  • Las infecciones urinarias a repetición obligan a la investigación urológica.
  • La prevalencia de sintomatología urinaria como aumento de la frecuencia urinaria y urgencia miccional que no cedan con tratamientos sencillos, hacen que profundicemos en los estudios urológicos.

En fin, nos hemos paseado por las manifestaciones urológicas más comunes, y algunas de ellas, por insignificantes que parezcan, pueden ser advertencias corporales inequívocas de eventuales enfermedades severas.

Es fundamental que entendamos de una vez por todas que la prevención es la base primordial de una vida sana. Robémosle un poco de tiempo a nuestras vidas agitadas y veloces para dedicarlo a nuestro bienestar. Seguro estamos que con un cuerpo y mente sanos el mundo que nos rodea será mucho más agradable.