Incontinencia Urinaria: tome el control

Por: Dr. Fernando J. Giordano M.

La Incontinencia urinaria es la emisión involuntaria de orina. Es probable que usted no esté familiarizado (a) con este concepto, pero no sería extraño que Ud. padezca los inconvenientes sociales, la depresión y la disminución en su calidad de vida que esta enfermedad conlleva. Es bastante común escuchar en nuestra consulta como muchas mujeres han llegado a restringir sus compromisos sociales, a evitar la actividad física, incluso posponer algunos viajes, buscando disminuir las dificultades que suelen presentarse al ser portadora de una incontinencia urinaria.

¿Por qué se produce?

Fundamentalmente es causada por un debilitamiento de las estructuras musculares pélvicas que sirven de sostén a la vejiga urinaria y a la uretra (conducto a través del cual se expulsa la orina fuera del cuerpo). Cuando la musculatura es fuerte logra mantener la uretra cerrada hasta que sea el momento de orinar. Una musculatura débil no puede sostener a la uretra en su posición correcta, esto hace que al aumentar la presión sobre la vejiga (por ejemplo al estornudar, cargar peso, reírse, etc.) la uretra se abra y se salga la orina.

Entre otras causas de incontinencia urinaria podemos mencionar, entre otras: Deficiencia del esfínter intrínseco vesical, Sobre actividad de los músculos vesicales, Síndromes obstructivos y Lesiones de los nervios.

¿Cuántos tipos de incontinencia urinaria existen?

a) La Incontinencia Urinaria de Esfuerzo: Es la eliminación involuntaria de orina al realizar algún esfuerzo más o menos intenso. Según el caso: Cuando se pone de pie después de estar sentada durante cierto tiempo, cuando hace ejercicios físicos, cuando se ríe a carcajada, cuando tose, etc, etc, etc. Puede afectar a mujeres de todas las edades y no es, necesariamente, parte del proceso de envejecimiento. Como factores predisponentes a esta patología, podemos señalar los partos, las cirugías de la región pélvica, las deficiencias hormonales, las lesiones de la médula espinal, etc, etc, etc.

b) La Incontinencia de Urgencia: Es la que le produce la sensación de que no llegará a tiempo al baño cuando tiene deseo miccional. La orina debe expulsarse de manera inmediata al sentir la necesidad, ya que no puede contenerse.

c) La Incontinencia por Rebosamiento: Puede producirse por obstrucción del flujo urinario, lo cual condiciona el mantenimiento de orina residual en la vejiga, causándole la sensación de no haber vaciado completamente su vejiga.

d) La Incontinencia Mixta: Se produce por una combinación de los distintos tipos de incontinencia.

En este mismo orden de ideas existen “Incontinencias Temporales” producto de, entre otros factores: Infecciones urinarias, Infecciones vaginales, Estreñimiento, Efectos medicamentosos, etc, etc, etc.

¿Qué hacer si tengo Incontinencia Urinaria?

En primer lugar consultar con su médico tratante. Él podrá diagnosticar el tipo de incontinencia que usted sufre realizándole un examen físico y ordenándole algunos exámenes complementarios.

Una vez hecho el diagnóstico usted podrá discutir con su médico el tipo de tratamiento que más le convenga entre una gama de opciones que van desde el fortalecimiento de la musculatura pélvica, con ejercicios, pasando por terapia con medicamentos, hasta la cirugía, cuyos procedimientos actuales son mucho más simples, menos agresivos y más efectivos que los usados en el pasado, toda vez que la Ciencia y la Tecnología, indiscutiblemente, han avanzado de manera considerable en esta materia.

Tratamiento de la Incontinencia Urinaria, Sling sub uretral

Cuando otras alternativas terapéuticas fallan o no son las más adecuadas para corregir algún tipo de incontinencia necesariamente tenemos que acudir a la cirugía para de esta manera tratar la causa que origina la afección. Existen distintos tipos de cirugías y cada una se adecua a la causa generadora específica de la incontinencia diagnosticada.

Aún cuando el tratamiento quirúrgico puede producir resultados más confiables y permanentes, muchas mujeres experimentan ansiedad y temor por las molestias post-operatorias, negándose a agotar esta posibilidad.

No obstante, como se dijo antes, en la actualidad contamos con técnicas quirúrgicas mucho más sencillas y menos agresivas que las utilizadas en el pasado, lo cual abre un nuevo y llamativo panorama para las pacientes.

Estas opciones quirúrgicas se conocen como “Procedimientos Mínimamente Invasivos” y a este grupo pertenece el sling sub uretral, llamado popularmente “cincha”, que no es otra cosa que una opción quirúrgica indicada en algunas mujeres con Incontinencia Urinaria.

Esta cirugía se realiza, aproximadamente, entre Treinta y Sesenta minutos. Las pacientes tienen un período relativamente corto de recuperación, experimentando, por lo general, pocas complicaciones postquirúrgicas, produciéndose cicatrices mínimas (hasta menores a un centímetro).

Algunas preguntas sobre la cirugía

¿Qué es el sistema de sling sub uretral?

Es un procedimiento quirúrgico, mínimamente invasivo, con resultados altamente satisfactorios comprobados en todo el mundo. Las estadísticas sostienen que produce un 90% de curación, con mejoría de la sintomatología de manera inmediata.

¿Cómo funciona?

Normalmente la uretra (conducto por el cual se expulsa la orina al exterior del cuerpo) se mantiene herméticamente cerrada evitando la pérdida involuntaria de orina. Cuando una paciente padece de Incontinencia Urinaria los músculos debilitados no pueden mantener a la uretra en su posición correcta.

Su cirujano restablecerá la posición normal de la uretra colocando un soporte de cinta de malla debajo la misma. Luego de la cirugía la cinta sostendrá la uretra aún cuando se produzcan aumentos de la presión intra abdominal. Esto permite que la uretra permanezca cerrada, evitando la pérdida involuntaria de orina. Otro tanto ocurre en las pacientes con daño del esfínter.

¿Soy candidata para esta cirugía?

Aunque este es un sistema adecuado para muchos tipos de pacientes, incluyendo aquellas que han sido sometidas previamente a otras operaciones por incontinencia y pacientes con sobrepeso, no debe ser utilizado en mujeres embarazadas ni en las que planean un futuro embarazo. En todo caso usted con su médico son los únicos que podrán determinar si este el sistema que más le conviene.

¿La cirugía es muy complicada?

Dura aproximadamente entre 30 y 60 minutos y aunque puede llevarse a cabo con anestesia general se prefiere la anestesia regional, la cual produce menos efectos secundarios a la paciente y permite que, encontrándose ella en estado consciente, pueda colaborar con su médico en el acto de la intervención, y así éste podrá evaluar con si la cinta está suministrando el soporte adecuado a la uretra o no, pudiendo realizar, en caso de ser necesario, cualquier ajuste intraoperatorio. Con esta técnica se reduce la necesidad de utilizar sonda vesical por tiempo prolongado.

¿Cómo es la recuperación?

De no presentarse alguna complicación la paciente no necesita más de un día de hospitalización, como máximo, y regresará a su casa en condiciones físicas de realizar con relativa normalidad sus actividades cotidianas. Se recomienda evitar el levantamiento de objetos pesados y la ejecución de grandes esfuerzos durante un período, mínimo, de Cinco (5) semanas.

Recuerde que no sólo usted padece este problema de salud, millones de mujeres alrededor del mundo experimentan Incontinencia Urinaria.

Actualmente existen opciones de tratamiento que pueden controlar y curar la Incontinencia Urinaria. Hable con su médico tratante acerca de su sintomatología compatible con un cuadro de “Incontinencia Urinaria”, y este será el exitoso inicio para recuperar el estilo de vida que usted anhela y se merece.