Infecciones genitales asociadas a infertilidad masculina

La infertilidad es una condición que afecta al 15-20% de las parejas en edad reproductiva. Dentro del campo de la salud reproductiva, la infertilidad implica una deficiencia que no compromete la integridad física del individuo ni amenaza su vida. Sin embargo, dicha deficiencia puede tener un impacto negativo sobre el desarrollo del individuo, produciendo frustración y debilitando la personalidad, ya que la mayoría de las parejas consideran tener hijos como un objetivo de vida. La tasa de fertilidad por ciclo es de alrededor de 20% y la de embarazos acumulados en las parejas con fertilidad probada es aproximadamente del 90% después de doce meses y del 94% luego de dos años.

  1. Definición

La infertilidad se define como la incapacidad de completar un embarazo después de un tiempo razonable de relaciones sexuales sin medidas anticonceptivas en un tiempo razonable.

El concepto de tiempo razonable es discutible; la Organización Mundial de la Salud (OMS,1992a) así como la Sociedad Europea de Reproducción y Embriología Humana (ESHRE, 1996) en su recomendación menciona un plazo mínimo de dos años para desarrollar el embarazo; si este no ocurre después de ese tiempo, la pareja es considerada infértil.

  1. Mecanismo de defensa del aparato genital masculino

El buen estado de la estructura y función del aparato urogenital (uretra, próstata, vejiga, uréteres y riñón) representan mecanismos básicos para la expulsión de gérmenes que intente colonizar estas estructuras.

El factor antibacteriano prostático (FAP) producido en la próstata, es capaz de destruir o inhibir las bacterias que intenten colonizar

  1. Patogénesis de la infertilidad masculina asociada a infecciones:

Los procesos infecciosos del aparato genital masculino, pueden determinar alteraciones anatómicas o funcionales que comprometen la fertilidad de los dos integrantes de la pareja produciendo:

  • Inflamación y posterior esclerosis de las vías de transporte de los espermatozoides

  • Disfunción de las glándulas secretorias anexas que alteran el funcionamiento normal de los espermatozoides

  • Inducción de respuesta inmunológica que deteriora la fertilidad

4. Causas de la infertilidad masculina

-Disfunción eyaculatoria: Existen diferentes tipos de alteraciones de la eyaculación. Ausencia de eyaculación, producida por traumatismo como en el caso de los pacientes con una sección completa o incompleta de la médula. La eyaculación retrograda también puede ser de origen traumático, iatrogénico, farmacológico, metabólico o psicológico. La eyaculación prematura que impide una inseminación vaginal adecuada.

-Varicocele: afecta la espermatogénesis y muestra una relación clara con el semen anormal

-Causas sistémicas y iatrogénicas: La exposición a altas temperaturas produce insuficiencia testicular, tanto en trabajadores expuestos a altas temperaturas como en aquellos que toman frecuentes baños de vapor. Igualmente las radiaciones en sus diferentes modalidades producen alteraciones sobre la fertilidad, Las personas que trabajan con plomo, mercurio, manganeso, cromo hexavalente, pesticidas, solventes orgánicos, gases anestésicos corren el riesgo de desarrollar alteraciones menos graves de la función testicular

-Alteraciones cromosómicas, Infecciones y otros, pueden también producir infertilidad masculina.

5. Infecciones del aparato genital masculino:

Las ETS y las infecciones endógenas del aparato genital pueden comprometer la fertilidad de la pareja. Principalmente las infecciones por Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis, responsables del desarrollo de prostatitis, epididimitis, orquitis, y otras infecciones relacionadas

Las infecciones seminales en el hombre con frecuencia son de poca sintomatología, por lo que permanecen largo tiempo sin ser identificadas y generan secuelas que pueden conducir a la infertilidad. La asociación entre leucocitospermia y defectos morfológicos en los espermatozoides compromete no solo los eventos de fertilización de estos individuos, sino la implantación, e incluso, embarazo futuro, por lo que es necesario un diagnostico precoz.

INFECCIONES EN EL SEMEN POR CHLAMYDIA TRACHOMATIS

La infección causada por la bacteria Chlamydia trachomatis tiene una elevada incidencia en la infertilidad masculina. La población masculina es el reservorio natural de esta bacteria, pero pocas veces provoca síntomas en ellos. La infección por esta bacteria afecta a 1 de cada 10 hombres sexualmente activos, y afecta la concentración de los espermatozoides, su movilidad y genera cambios en su morfología. Esta bacteria puede causar inflamación en los testículos y el escroto, lo cual incide en la calidad del semen, especialmente en la movilidad de los espermatozoides.

INFECCIONES POR NEISSERIAS GONORRHOEAE

La gonorrea se mantiene actualmente, como una de las más importantes enfermedades de transmisión sexual. Esta enfermedad está causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae manifestándose la infección en los hombres como uretritis aguda. El porcentaje de infecciones asintomáticas en los hombres ronda el 5 % de los casos, siendo mayor en las mujeres.

La detección y tratamiento de las personas con gonorrea es importante no solo para eliminar su capacidad de transmisión de la bacteria a sus compañeros sexuales sino por las graves complicaciones médicas que pueden resultar de una infección continuada; en el caso del hombre puede causar epididimitis y prostatitis lo que conllevan a presentar trastornos de fertilidad en algunos casos

6. Diagnóstico:

-Espermograma: Para una primera valoración de la fertilidad de un paciente deben realizarse dos espermogramas con tres meses de intervalo.

Condiciones de obtención de la muestra: La muestra debe obtenerse después de un lapso de abstinencia sexual de 3 a 5 días, porque ciertas características del esperma varían en función del tiempo de abstinencia (volumen del eyaculado, concentración espermática, etc.).
Después de un lavado de las manos y del glande, el esperma se recoge en el laboratorio, por masturbación, en un recipiente estéril y de un solo uso. El recipiente se pone inmediatamente en una estufa de cultivo a 37 ºC durante 20-30 minutos, tiempo necesario para la licuefacción. El examen del esperma tiene que hacerse inmediatamente después de la licuefacción o en la hora que sigue a su obtención.

- Espermocitograma o análisis morfológico de los espermatozoides: Se hace mediante la coloración de un frotis de esperma, fijado y teñido mediante la técnica de Shorr (se utilizan otros tipos de coloración pero con menos frecuencia, como por ejemplo el Giemsa).. Morfológicamente, el espermatozoide en microscopia óptica está constituido por tres partes, cabeza, pieza intermedia y flagelo. Las anomalías se clasifican pues en anomalías de la cabeza, de la pieza intermedia y del flagelo.

Las anomalías mas frecuentes observadas son:

• Cabeza: cabeza alargada, pequeña, macrocéfalo, microcéfalo, múltiple, anomalías de la base, anomalía del acrosoma.
• Pieza intermedia: presencia de un resto citoplasmático, pieza delgada y angulación;
• Flagelo: flagelo ausente, corto, de calibre irregular, enrollado o múltiple.

La valoración morfológica es multiparamétrica porque tiene en cuenta el conjunto de las anomalías del espermatozoide, ya que raramente se presentan aisladas.

- Espermocultivo: Una infección del esperma puede ser el origen de obstrucción y evoluciona a menudo de forma crónica. Exceptuando los episodios agudos sintomáticos, una infección del esperma frecuentemente pasa inadvertida y de ahí la importancia de solicitar un espermocultivo

7. Conclusiones:

El diagnóstico exacto de la causa de infertilidad es el resultado de un proceso pluridisciplinar, pudiendo recurrir a numerosos exámenes complementarios más o menos complejos.

El tratamiento de las infecciones que comprometen la infertilidad masculina depende del órgano infectado y del agente causal. Las Enfermedades de transmisión sexual deben tratarse en forma adecuada y oportuna.